¿Qué hacemos?

Como comunidad llevamos a cabo una práctica cotidiana de servicio a través de la cual se realizan contribuciones sociales. Algunos de los servicios son: encuentros de meditación con mantras abiertos a la comunidad y gratuitos, clases filosóficas semanales abiertas a la comunidad y gratuitas, cursos y talleres sobre la filosofía y la cultura de la India, distribución gratuita de alimentos vegetarianos, difusión de la cultura ancestral de la India a través de festivales.
La comunidad está integrada por personas que viven en la ciudad y otras que viven en el monasterio del templo.

La mayor parte de la comunidad vive en sus hogares y trabaja y/o estudia en la ciudad. A través de diferentes ocupaciones ejercen el servicio devocional: empleados, chef, contadores, abogados, electricistas, pintores, albañiles, estudiantes, amas de casa, abuelas cuidadoras, cineastas, diseñadores web, fotógrafos, diseñadores de interiores, odontólogos, psicólogos, escritores, escenógrafos, diseñadores de indumentaria, instructores de yoga, docentes, artistas plásticos... Todos ellos representan la diversidad de la vida comunitaria:

Las personas que forman parte de la comunidad fortalecen su formación espiritual de maneras muy diversas: concurriendo al templo o a través de reuniones sistemáticas en casas de familia cuyo líder organiza diferentes actividades formativas. A través de estas reuniones en pequeños grupos es posible que las personas se animen a preguntar, a consultar sus dudas y comentar sus experiencias en el camino espiritual. En estos espacios se medita, se leen libros sagrados, se canta, se toman alimentos ofrecidos a Dios, se desarrollan actividades culturales al servicio de los festivales periódicos, se hacen nuevos amigos entre gente que comparte afinidad espiritual.

En el templo viven hombres y mujeres, jóvenes y adultos que respetan ciertas normas y regulaciones de vida cotidiana: ceremonias ofrecidas a Dios desde la madrugada y a lo largo del día, tiempo de meditación, tiempo de estudio, tiempo de servicios internos (limpieza, cocina, organización), tiempo de prédica en la ciudad, tiempo de descanso. El video “Un día en el templo” ilustra algunos de esos momentos: